Netanyahu defiende al Mossad y al sistema judicial israelí en el caso del Prisionero X

benjamin_netanyahu_003

El premier israelí, Benjamin Netanyahu, defendió la actuación de la justicia y del Mossad (servicio de inteligencia) en cuanto a la identidad y muerte del Prisionero X, identificado la semana pasada como Ben Zygier, presunto agente secreto.

El Parlamento iniciará una investigación sobre el joven israelí de origen australiano, que presuntamente se suicidó en una celda en la Palestina ocupada donde se encontraba detenido en secreto.

“Una sinceridad exagerada en las áreas de seguridad y servicios secretos puede infligir graves daños a la seguridad del Estado”, destacó el jefe de gobierno durante una reunión con su gabinete, en su primera declaración pública sobre el presunto agente secreto del Mossad.

Ben Zygier fue arrestado en febrero de 2010, acusado de traición, y en diciembre de ese año fue encontrado ahorcado en su celda de aislamiento de la prisión de máxima seguridad de Ayalon.

Fue el martes pasado cuando medios australianos dieron a conocer el caso y un día después Israel admitió de forma oficial la existencia de Zygier, denominado Prisionero X por los medios debido a que las autoridades penitenciarias mantuvieron su nombre en secreto.

“Estamos muy amenazados y nos enfrentamos a muchos desafíos; por lo tanto, debemos mantener una actividad adecuada de las agencias de seguridad”, dijo el primer ministro.

También defendió a su país como una nación “democrática y ejemplar” que “respeta los derechos de los prisioneros y los derechos individuales”, pero, reiteró, “tenemos más amenazas y desafíos”. Pidió que se “deje a las fuerzas de seguridad trabajar de forma callada para que podamos seguir viviendo en seguridad y tranquilidad en el Estado de Israel”.

En Jerusalén, el ex ministro israelí de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, principal aliado político de Netanyahu, se declaró inocente en el juicio que enfrenta por fraude y abuso de confianza.

Según la fiscalía, Lieberman recibió hace algunos años ilegalmente informaciones sobre otra investigación por corrupción abierta en su contra. En señal de agradecimiento, el ahora ex canciller habría ayudado en 2009 a su fuente, el diplomático Zeev Ben-Arie, para que fuera nombrado embajador en Letonia. La breve audiencia de hoy se limitó a la lectura de los cargos y se reanudará el 25 de abril.

En otro orden, Samer Essawi, palestino de 34 años que ha estado encarcelado en Israel desde julio de 2012, cumple 209 días en huelga de hambre. Arrestado en abril de 2004, Essawi fue condenado a 30 años de prisión, pero fue liberado con base en un acuerdo de intercambio de prisioneros mediado por Egipto y alcanzado entre Israel y el movimiento Hamas en octubre de 2011. Sin embargo, un tribunal israelí en Jerusalén decidió mantenerlo bajo custodia, acusado de violar los términos del acuerdo de intercambio.

Fuente : La Jornada

©2013-paginasarabes®

Mujeres de presos palestinos se embarazan por medio de inseminación artificial

presos_palestinos_a

Cuatro mujeres palestinas han quedado embarazadas por medio de inseminación artificial tras haber conseguido a escondidas el esperma de sus maridos, encarcelados con largas condenas en Israel, y con los que tienen prohibido mantener contacto directo en sus visitas.

Todas ellas han logrado quedar encinta, la mayoría después de varios intentos, gracias a la clínica de fecundación asistida Razan en la ciudad cisjordana de Nablus que les ha tratado gratuitamente como “una forma de contribución social y humanitaria a los palestinos que sacrifican sus vidas por su patria”, según Salem Abu Khaizaran, uno de los responsables del centro médico.

Una de las mujeres embarazadas es Lidia Rimaui, esposa del preso Abdelkarim Rimaui, de Beit Rima, cerca de Ramala y condenado a 25 años de prisión, de los que le quedan aún más de dos decenas por cumplir.

“Estoy muy emocionada con mi embarazo, de un mes y tres semanas, queremos resistir a los israelíes teniendo más niños palestinos, es nuestro derecho incluso si nuestros maridos están en la cárcel.

Además, la inseminación artificial no va en contra del Islam”, afirmó a Efe la mujer del recluso.

Rimaui explicó que “toda la gente involucrada en conseguir la libertad de los presos”, como los abogados, han ayudado a sacar el semen de la cárcel en buenas condiciones de conservación, aunque no quiso desvelar los detalles del procedimiento empleado, ya que, de conocerlo, las autoridades israelíes cancelarían las visitas.

Las mujeres de los reclusos palestinos pueden visitarles y conversar con ellos en un locutorio a través de un cristal pero tienen prohibido el contacto directo con ellos o la posibilidad de realizar “vis a vis”.

“Nosotros no intervenimos ni preguntamos cómo consiguen pasar a escondidas el esperma desde la prisión y llevarlo hasta Nablus”, dijo el médico Khaizaran, que reconoció que muchas tentativas fracasan debido a las malas condiciones en las que llega el semen.

El facultativo calificó estas prácticas como un “derecho humano” ya que los presos involucrados cumplen largas condenas y el reloj biológico de sus mujeres tiene un plazo de caducidad por lo que, cuando salgan de la cárcel, éstas ya no podrán ser capaces de tener hijos.

Según el médico, la clínica Razan almacena docenas de muestras de esperma congelado de presos pertenecientes a todas las facciones palestinas.

Otra de las mujeres embarazadas es Rimah al Silaui, esposa de Osama al Silaui, de 55 años y originario de un pequeño pueblo cerca de Nablus, sentenciado a cuatro condenas de cadena perpetua y en prisión desde 1993.

“Quizás mi marido nunca pueda ver o tocar a su hijo. Pero, espero que salga, lo pueda tocar y ver porque los palestinos debemos ser tratados de una manera humana como todas las personas de este mundo”, aseguró a Efe la mujer de este recluso.

Al Silaui criticó que los presos palestinos “tengan menos derechos” que Yigal Amir, declarado culpable del asesinato del primer ministro israelí, Isaac Rabin, y que tuvo un hijo en 2007 después de que a su esposa se le permitiese visitarle en prisión.

“Él no tuvo que pasar por las tremendas dificultades que mi marido y yo pasamos. Pero estoy muy feliz, lo conseguimos después de muchos intentos, fue muy difícil pero finalmente estoy embarazada”, proclamó con una gran sonrisa de satisfacción.

La mujer espera que la situación de su marido mejore cuando sepa que tiene un hijo y considera los cuatro embarazos “un gran logro para los familiares de los presos que sueñan todos los días con oler, tocar y sentir a sus seres queridos”.

“Cuando mi hijo nazca todo el pueblo lo celebrará como una boda”, afirmó.

La clínica de Nablus requiere la presencia de un familiar cercano de cada una de las cónyuges durante el proceso de inseminación y todas las mujeres que han quedado embarazadas no tienen ninguna duda de que el que le han inseminado es el esperma de sus maridos.

En declaraciones a Efe, la portavoz de la Autoridad de Prisiones Israelí, Sivan Weizman, consideró “prácticamente imposible” que el esperma de los presos pueda sacarse de la cárcel en condiciones aptas para una inseminación artificial.

“Las mujeres de los presos tienen que esperar bastante tiempo antes de entrar y salir de la prisión durante las visitas y el esperma necesita ser congelado enseguida para que pueda ser útil”, indicó Weizman.

EFE/Cisjordania.

Fuente : EL Siglo de Torreón

©2013-paginasarabes®